“Los pasos que nos separan” de Marian Izaguirre

Los pasos que nos separan(Texto escrito para los amigos de Librería Canaima de Las Palmas de Gran Canaria.) Continuando con el repaso de las pequeñas joyas que nos trajo 2014 y que todavía no hemos tenido ocasión de recomendarles, hoy les traemos una novela deliciosa llena de buena literatura, pero sobre todo llena de vida. La bilbaína Marian Izaguirre, que ya nos había emocionado con su particular retrato del mundo libresco durante la posguerra en “La vida cuando era nuestra” (Lumen, 2013), nos propone un viaje nostálgico e iniciático al mismo tiempo en su reciente “Los pasos que nos separan” también editada por Lumen.

Salvador, famoso escultor catalán, convertido en un anciano seguro de que su hora ya ha llegado. Eulàlia, su ama de llaves (quizá algo más que eso, quizá su protectora), y una casa acogedora, pero excesiva desde que murió Edita, su gran y único amor. Ambos se sienten desamparados, «solos, desorientados como pájaros heridos» junto a sus cuadros, esculturas y recuerdos. Es demasiado difícil no viajar en la memoria hasta Trieste en 1920, donde Salvador y Edita se conocieron y nunca más pudieron separarse, a pesar de todo lo sucedido. Es complicado no pensar en el café Strabone, en el violonchelo que queda atrapado en la puerta giratoria como quedan atrapadas sus miradas. Un instante, solo eso, pero suficiente para que Salvador tenga la certeza de que nunca será de nadie más que de Edita, a pesar de su origen eslavo, de su fortaleza, de su marido.

Marina, joven jipi inconsecuente y despreocupada, de buena familia. O así debería ser, pero no lo es. Está embarazada. Quiere retroceder, no estar en la Menorca de finales de los setenta, no con esas relaciones y compromisos a los que no supo decir que no. Ya todo era distinto: en apenas dos meses la expulsaron de un paraíso de diversión e inocencia. Quiere acabar con el problema, pero sabe que ir a Londres es caro, demasiado si además ha de hacerlo en secreto. Desembarca en Barcelona y busca un trabajo, cualquier cosa que le ayude a huir de sus errores, incluso acompañar en su viaje por el norte de Italia a un viejo y silencioso escultor.

Estos dos personajes tan lejanos, pero tan cercanos en lo que de verdad importa, inician un recorrido por el Adriático en el que bisoñez y experiencia no son más que las dos caras de una misma moneda, buscando lugares, momentos, recuerdos y personas que seguramente desconocen haber sido tan importantes en la vida de Salvador. Un viaje desesperado y amargo, pero luminoso y esperanzador. Quizá el futuro no sea tan oscuro.

Con un estilo cercano y sincero, a pesar de (o habría que decir gracias a) su prosa exquisita y muy elaborada, Marian Izaguirre consigue hacernos vibrar con esta bella historia de amor, amistad y lealtad.

Marian.jpg

Anuncios

“El jardín” de Ismael Grasa

9788496457935(Texto escrito para Librería Taiga de Toledo) Ya han terminado las fiestas (¿he oído decir por fin?). Esperamos que hayas disfrutado, formulado tus buenos propósitos para el 2015 y leído mucho. Nosotros lo hemos hecho. El poco tiempo del que hemos dispuesto lo hemos dedicado a rebuscar de entre las muchas novedades los libros que merecieran la pena ser traídos aquí en este nuevo año. Y la verdad es que hemos encontrado unos cuantos: novelas, relatos, cantos, “autoficción”, economía… poco a poco irán apareciendo todos por este espacio de recomendaciones, no te apures.

Uno de los que más nos ha impresionado por su mezcla de inteligencia y sencillez ha sido “El jardín” de Ismael Grasa, editado por Xordica, una maravilla formada por cinco relatos breves sin florituras, directos y hondos. Vidas pequeñas de personas en apariencia sin ninguna relevancia, historias casi insignificantes, pero que, con apenas nada, adquieren una importancia vital en las que la única salida es encontrar un motivo para la esperanza. Retazos de vidas narrados por Ismael Grasa con tanto cuidado y tanta maestría que, de forma creciente, nos envuelven y casi nos hipnotizan.

En estos relatos, seguimos a Miguel, el vigilante de un colegio y muy aficionado a los problemas de lógica, en su vida aparentemente llena de inteligencia, aunque esta no sea lo que parece. O nos enfrentamos a la sorprendente decisión de Víctor de dejar la caja de ahorros para vivir como un rudo hombre de campo, con la loca idea de huir de un mundo estúpido, pero en la que tan fácil es encontrarse con otro mundo igual de estúpido, aunque esté poblado de jabalíes, huertos o la matanza de San Martín.

El autor nos mete en la piel Julián, un chaval de apenas 15 años encargado de deshacerse de unos trastos de casa de su querida tía y que, por sus miedos de torpe adolescente ve en Emilio, el trapero del barrio, a la imagen misma del mal. Participamos de los proyectos de futuro de un estudiante y su novia Nora, tan ilusionantes como quietos y estancados por la falta de coraje, de vida. «Las cosas suceden en otra parte, nunca aquí» le escupe Nora para intentar sacarlo del letargo. El libro termina con la vida del joven jardinero que, en plena educación sentimental, se halla en el punto de mira de una organización religiosa.

Cinco pequeños momentos de cinco vidas diminutas que tienen tanto de las de todos nosotros, que se nos cuelan y nos hacen revivir los días en que buscamos una salida. Narrados con un lenguaje preciso, en ocasiones aséptico, pero muy inteligente y acertado.

Un libro brillante que habrá que releer pronto.

Foto tomada de El Heraldo (autor: Óliver Duch).
Ismael Grasa. Foto tomada de El Heraldo (autor: Óliver Duch).

“El impostor” de Javier Cercas

impostor(Texto escrito para los amigos de Librería Canaima de Las Palmas de Gran Canaria.) ¿Cómo han entrado en este 2015? Esperamos que lo hayan hecho con buen pie y con muchas y esperanzadoras intenciones. Es posible que entre otros deseos se encuentre (¿por qué no?) el de leer más que el último año. Si este es su caso, desde Librería Canaima queremos ayudar a que al menos este propósito se cumpla, comenzando el nuevo año de la mejor manera que sabemos, esto es, recomendándoles un libro con el que disfrutar.

El que les traemos en esta ocasión ha estado presente en casi todas las listas de los mejores libros editados en 2014 publicadas por los diferentes medios de comunicación tradicionales y digitales: se trata de “El impostor” de Javier Cercas, editado por Literatura Random House, una gran novela sin ficción (sí, eso es posible) del autor de la exitosa novela “Soldados de Salamina“. En ella, conoceremos en profundidad la vida de Enric Marco, un hombre que logró engañar a todo el mundo al crear para sí un pasado como deportado y prisionero en el campo de concentración de Flossenburg, llegando a presidir la Amical de Mauthausen (asociación que agrupa a los exdeportados republicanos de los campos de concentración del nazismo, sus familiares y amigos) hasta el año 2005 en el que fue desenmascarado.

Javier Cercas nos cuenta en la novela cómo durante años se negó a la posibilidad de escribir un libro sobre un personaje tan impopular después de que su impostura fuese descubierta, ya que no quería defenestrar a nadie, ni rehabilitarlo, ni tan siquiera entenderlo: alguien capaz de crear un personaje, un pasado, por su irremediable necesidad de aparecer en la foto, de ser apreciado y admirado no merece convertirse en el centro de atención. Pero… ¿no es esto exactamente lo que hacen los escritores?

De acuerdo, ellos juegan con la mentira para crear literatura, una verdad universal con la que entretener, divertir o educar a los lectores. Pero… ¿no es algo parecido a lo que hizo MarcoCercas comienza así a darse cuenta de los paralelismos que encuentra entre su propia vida de escritor y la de Enric Marco, desarrollando una interesantísima reflexión sobre si la verdad es tan necesaria cuando el efecto que una mentira produce es tan noble como llevar a las generaciones posteriores el horror del Holocausto nazi.

Vamos siguiendo, junto al autor, la investigación que este realiza sobre la figura de Marco, sobre sus mentiras y su necesidad de crear una historia paralela, siempre forjada con pequeñas verdades, con el único fin de dirigir sobre sí el foco de atención, y de este modo vemos cómo el intento de obtener una explicación comprensible por parte del autor da varias vueltas sobre sí mismo como si de una bufanda que aprieta su cuello se tratara. Una excepcional manera de dar a conocer a un gran impostor (en días como estos en los que tan de moda está ese otro farsante al que apodan “el pequeño Nicolás”) sin olvidar que quizá cada uno de nosotros tiene algo más de impostor de lo que está dispuesto a reconocer.

Un libro brillante, que además de hacernos disfrutar, nos obliga a reflexionar sobre la memoria histórica, la sociedad y la importancia de la verdad. Una excelente manera de iniciar un gran año de lecturas. 

Fotograma del documental "Ich bin Enric Marco" (2009) de Santiago Filol y Lucas Vermal
Fotograma del documental “Ich bin Enric Marco” (2009) de Santiago Filol y Lucas Vermal