Una de las primeras impresiones que uno tiene al comenzar a leer este libro es que está ante el resultado de miles de horas dedicadas a eliminar palabras sobrantes y a condensar lo verdaderamente importante, lo que en realidad sí que significa algo. Mirad si no:

«Son los cinco minutos de Menéndez. Se apoya en la baranda y enciende un cigarrillo. Como no suele alzar la mirada, no advierte que la observo. Pone una cara de no pensar, de botella vacía. Fuma durante cinco minutos.(…) Así entra al mundo todos los días, a la misma hora, y existe el tiempo suficiente como para enamorarme de ella.»

la comemadreDe este modo, en apenas un párrafo nos explica el doctor Quintana de qué naturaleza es su amor por una mujer que apenas existe, Menéndez, la jefa de enfermeras de un insano sanatorio bonaerense, en el que se va a practicar una terrible e inútil investigación médica: tratar de descubrir qué hay más allá de la muerte. Es el año 1907, cuando apenas existen principios éticos para este tipo de prácticas y Mr. Allomby, el propietario del sanatorio, está muy interesado en el éxito de la investigación. Entramos entonces en una verdadera locura, por momentos repugnante, narrada con la misma dureza sangrante, el mismo frío, pero de un modo magistral. Con incontenible cara de desagrado, paladeamos las frases como navajas que el autor ha ido afilando para nosotros.

Cuando hemos recorrido casi todo el trayecto, la historia cambia, llevándonos a la Buenos Aires de 2009, a la vida del obeso niño prodigio y posteriormente consagrado artista que ha aprendido a usar su cuerpo como reclamo y plataforma para sus obras de arte. Parece que de una vez por todas hemos dejado el terrible Sanatorio Temperley, pero sin saber si hemos de agradecerlo o no. Una inteligentísima resolución nos permite comprender finalmente este salto de un siglo.

Dos relatos distintos, pero creados alrededor de las mismas obsesiones: la ética, el progreso y la muerte. El guionista y escritor argentino Roque Larraquy consigue con esta breve, pero intensa historia sorprender y crear en el lector una sensación que pocas veces se obtiene al leer una novela: lo más monstruoso puede formar parte de la cotidianidad. Una atrevida y acertada apuesta para una colección de narrativa que comienza: El Cuarto de las Maravillas, de la mano de la Editorial Turner. ¡No la perdáis de vista!

Roque Larraquy 2

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s