¡Melisande! ¿Qué son los sueños?En ocasiones no resulta fácil de explicar el impulso que nos hace meter en la mochila un libro y no otro cuando nos volvemos a casa al cerrar la librería: una reseña apasionada (acertada o no), la recomendación de otro librero o la presencia de un autor que en alguna otra ocasión ha conseguido removernos son a menudo causas suficientes para generar esos impulsos. Pero hay otro factor importante que puede impulsar definitivamente a un librero a leer un libro a pesar de no saber nada de la obra en sí ni de su autor: la sincera apuesta de un editor independiente, comprometido y amante de su trabajo.

Esto último fue lo que consiguió que estuviéramos esperando con verdadero afán la publicación de una novela que, en sí misma, no tenía demasiadas posibilidades de destacar entre las demasiadas (y muchas veces prescindibles) novedades que se reciben cada día en la librería. La ópera prima de un crítico literario norteamericano, de 73 años, habitante de Israel… pero es enorme el agradecimiento hacia su editor Luis Solano, de Libros del Asteroide, por habernos “convencido” de leer esta obra tan sencilla y tan hermosa.

No exageramos si decimos que leer “¡Melisande! ¿Qué son los sueños?” de Hillel Halkin supone una experiencia sobrecogedora, porque desde la primera página nos seduce con la historia de tres jóvenes amantes de la literatura y la escritura, que comienzan una juvenil, pero difícil relación a tres bandas de amor y afecto en la Nueva York de los años cincuenta. Los versos de un poema de Heinrich Heine sirven a Hoo (a modo de magdalena de Proust) para rememorar ese trío maravilloso e imposible que formó desde el Instituto con Ricky y Melisande, y narrarnos así toda su historia, implicándonos de un modo involuntario, pero irremediable. Porque resulta muy complicado no sentirse involucrado, en el medio de los acontecimientos por un autor que lo narra todo con aparente desapego, pero con un enorme afecto por sus protagonistas.

Este librero tiende a ser algo exagerado en sus comparaciones cuando una novela le ha apasionado, pero lo cierto es que Halkin consigue con esta novela hacer recordar a la literatura de nuestro amado Richard Yates, la literatura de la frustración ante los retos de la American Way of Life, y de la ansiedad por ver cumplidos los sueños; la de los personajes perfectos, creíbles… en definitiva, la literatura de los grandes narradores norteamericanos.

(Publicado en el blog de Librería Taiga.)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s