Las Solidaridades Misteriosas

Solidaridades Misteriosas de Pascal QuignardTermina 2012… ¡por fin! dirán muchos y quizá tengan razón. Pero como en este año (en general nefasto) también ha habido momentos inolvidables, desde Librería Taiga queremos terminarlo recomendándoos un libro de aquellos de los que no es fácil desprenderse: un libro de una belleza extraordinaria, dura y conmovedora. Os hablamos de “Las Solidaridades Misteriosas” del gran Pascal Quignard, editada por Galaxia Gutenberg.

En esta novela entramos en la vida de Claire Methuen, una brusca mujer, casi salvaje en ocasiones, que se acerca a la cincuentena y que de golpe abandona su exitosa (aunque desoladora) carrera como traductora y lingüista, dejando atrás su trabajo y su piso parisino para volver al pueblecito en el que se crió y en el que conoció (o creyó conocer) el amor. En un supermercado, Claire se reencuentra con la profesora de piano de su niñez quien, convertida en una entrañable anciana, le propone irse a vivir con ella y, más adelante, adoptarla como hija. Poco a poco, Claire comienza a reubicarse en el pueblecito redescubriendo los lugares que tan importantes fueron en el pasado, los acantilados y las rocas… vuelve a apasionarse por la naturaleza y el mar de Bretaña, pero de un modo tan obsesivo que se convierte en alguien capaz de dialogar más naturalmente con un paisaje que con las personas que le rodean, incluida su propio hermano Paul. Como dice su autor, una novela construida que no está construida sobre fuertes sentimientos ni sobre una especie de perdón redentor, sino sobre esas relaciones y solidaridades tan particulares que se crean entre aquellos que han compartido la más pura infancia.

Una novela exquisita y magistral destinada a los lectores que sepan disfrutar de un estilo narrativo desposeído de todo adorno superfluo, de un estilo preciso, de la pura poesía de sus descripciones; algo que no supone una sorpresa para quienes ya conocen la obra del escritor, poeta y músico que es Pascal Quignard, pero que es una verdadera invitación a conocer la obra de uno de los autores europeos más talentosos y singulares.

Anuncios

Nueva sección: Las lecturas de Enara

Me llamo Enara y soy una niña de 8 años. Soy una chica alegre, divertida, me río mucho y soy muy charlatana. Me gusta leer libros, jugar con mis amigos/as y ahora recomiendo libros infantiles. La idea de recomendar libros me la dio mi padre Javi. Mi primera recomendación va a ser:  “El pirata Garrapata“:

El Pirata Garrapata

Título: “El Pirata Garrapata

Autor: Juan Muñoz Martín.

Editorial: SM (Barco de vapor)

Edad: 8 – 9  años.

Garrapata es un hombre un poco tonto, tiene una pata de palo y un garfio en vez de mano. Al principio solía ir mucho a la  “Taberna del sapo verde” ahí mataba a todos los que le desafiaban. Pues un día entró en la taberna un hombre tapado con bufanda y gorro. Era muy misterioso, se acercó a Garrapata, se llamaba Lord Chaparrete y le propuso un trabajo: robar un barco con sus marineros, el cocinero (de ahí que sea el Pirata Garrapata) y su amigo Carafoca que es muyyyyyyyyy tonto. Asi pues van recorriendo el mar y viviendo aventuras divertidas. Me ha gustado porque tiene mucho humor, es divertida y no es divertida solo la historia, si no también los personajes. Yo lo recomiendo para niños/as de 8 o 9 años. Lo que no me ha gustado mucho es que ha habido muchas palabras que no he entendido y he tenido que buscar en el diccionario. Así que yo recomiendo leerlo con alguien mayor como por ejemplo vuestros padres.

Casi Amor

El año pasado la Editorial Periférica nos sorprendió publicando un libro exquisito, muy hermoso y ligero que, a pesar de tratar temas tan crudos como la muerte de seres queridos, suponía una puerta de acceso hacia un vitalismo y una alegría de vivir enormes: hablamos de la novela titulada “Sobre la felicidad a ultranza”, escrita por el italiano Ugo Cornia. Para muchos de nosotros supuso el descubrimiento de un autor extraño, pero real, con una escritura fluida que parece surgir de sus divagaciones y pensamientos y que parece descubrir el mundo cada vez que abre los ojos, diciendo mucho más de los que podemos leer.

Casi Amor de Ugo CorniaAhora, la misma editorial nos trae su segunda novela, escrita hace más de una década, que cuenta con los mismos o parecidos ingredientes, pero que, a pesar de ello, nos consigue sorprender de nuevo. En “Casi Amor” volvemos a encontrar a un Cornia que se deja sorprender por todo lo que sucede a su alrededor y que nos cuenta de un modo directo las experiencias de su amor adolescente, cuando cada beso parece que es el definitivo y cada caricia consigue hacer arder la piel.

En la novela se narra el descubrimiento del verdadero amor; una historia de amor (y lo cierto es que poco más) que está formada por episodios que van adquiriendo importancia y que poco a poco tejen una trama en la que todo aquello que sucede a los protagonistas parece tener su repercusión en todo lo que los rodea y en la que el autor escapa de la tentación de abusar del melodrama cuando vive y cuenta el desamor, el derrumbre, tan milagroso e inciático como la pasión y el amor.

El empeño de Cornia por contarnos su historia con una mirada inocente (“con toda sinceridad, nunca he entendido esa tendencia de las cosas a convertirse en asuntos de estado”), sin cinismo ni apenas filtros literarios, al menos en apariencia, consigue que nos identifiquemos con los personajes que suframos con ellos y finalmente sonriamos por la hermosa manera de mostrarnos la experiencia de vivir.

Recomendación hecha para los amigos de Librería Tintas (Bilbao).

Hace Cuarenta Años

La mayoría de las ocasiones en las que el autor de un libro nos lleva a un episodio pasado de su vida, a un recuerdo que se abre paso en el presente, lo hace con el filtro del tiempo, con las muescas que en ese recuerdo han ido dejando los días y los hechos posteriores. En muy pocas ocasiones (más aún si se trata de un hecho autobiográfico) encontramos que este ha permanecido puro e intacto en la memoria de su autor y se nos acerca con la misma pasión y la misma llama que ardió en el pasado.

hace cuarenta añosEn una obra tan breve como poderosa, Maria Van Rysselberghe comienza rememorando la Casa de la Duna, lugar situado en las playas del Mar del Norte, en donde fue posible este amor puro que se va construyendo a sí mismo, sin necesidad de consumación, como un sueño intenso en el que los amantes no sufren, sino que se sienten dichosos y protegidos a sabiendas de que todo terminará muy pronto.

Hace Cuarenta Años“, Maria vivió durante un mes esta historia de amor que guardaría en un lugar privilegiado durante toda su vida, aunque sin que esta lleguase a dominarla, como aclara ella misma. La casa de la duna, donde veraneaban Maria y su marido el pintor Theo van Rysselberghe, es testigo de este amor fruto de la casualidad: Theo debe partir, Hubert (amigo de la pareja, también felizmente casado) necesita pasar unos días junto al mar y su esposa no puede acompañarle. Unidos por la pasión por el arte y la literatura ambos se abandonan a una fascinación emocional, a una exaltación amorosa y una entrega, lo cual nos es narrado de un modo tan delicado y con una belleza tan emotiva que consigue llegar al corazón de aquellos lectores que sepan abandonarse a la buena literatura.

Los detalles sobre quién fue Hubert o cómo Theo vivió esta historia, son conocidos, pero la verdad, poco nos importan a nosotros. Lo que realmente nos interesa es la preciosa edición de Errata Naturae, el exquisito epílogo de la queridísma Natalia Zarco (librera, aunque parezca mentira) y la delicadísima traducción de Regina López que nos ayudan y mucho, a que podamos disfrutar de esta hermosa, singular, breve, pero intensa novela. (Para Librería Taiga de Toledo.)